Se conoce como #Alopecia Areata (AA) a la pérdida de cabello bien delimitada que deja un área circular, simulando una moneda a nivel del cuero cabelludo.

Esta entidad se caracteriza por la pérdida no cicatricial de folículos piloso (pueden volver a crecer), y se puede localizar en el cuero cabelludo, cejas o en cualquier parte del cuerpo.

Puede deberse a:

  • Factores autoinmunes, en donde el mismo sistema inmunitario ataca las células del propio organismo
  • Factores ambientales como estrés y ansiedad.

Los rangos de edad en la que se presenta con mayor frecuencia oscilan entre los 4-5 años y los 15-40 años, no existiendo predominio de algún sexo.

Se clasifica según su extensión en Alopecia Areata:

  • Focal: 1 sola área sin pelo
  • Multifocal: 2 a más áreas afectadas
  • Total: pérdida total de pelo en cuero cabelludo
  • Universal: pérdida de folículos pilosos en todo el cuerpo.

El diagnóstico de esta entidad es clínico, para lo cual se requiere:

  • Buen relato por parte del paciente
  • Adecuado examen físico para el cual el dermatólogo se puede ayudar del  dermatoscopio, con el cual se pueden observar signos característicos.

Debido a que el curso de la alopecia areata es incierto, es decir, una lesión inicial puede mejorar de forma espontánea o inclusive progresar, una vez hecho el diagnostico se inicia el tratamiento.

Es importante también descartar otro tipo de enfermedades ya que, se puede asociar a vitíligo, enfermedades tiroideas, entre otras o inclusive precederlas.

Entre los tratamientos más utilizados figuran:

  • Corticoides tópicos e intralesionales;
  • En casos muy severos se pueden utilizar fármacos administrados vía oral.

Otra terapia de gran ayuda en la AA es la #fototerapia con radiación ultravioleta tipo B (UVB-NB), la cual ayuda a regular el sistema inmune del paciente, evitando la pérdida del cabello, favoreciendo su crecimiento y sin necesidad de realizar infiltraciones.

Hay que recordar que, a mayor extensión de enfermedad, la respuesta al tratamiento será más lenta.

Si crees tener esta enfermedad consulta a tu dermatólogo de confianza.

Dra. Natalia Merino
Médico Dermatóloga. Dermatología clínica, quirúrgica y estética

Share This