Hoy te hablaremos sobre cómo detectar un cáncer de piel y cómo diferenciar los lunares benignos de aquellos cancerígenos.

A veces, en esas revisiones aleatorias de nuestra piel descubrimos un nuevo integrante: ¡un nuevo lunar!

Y aunque a veces no genere ninguna sospecha, es importante dedicarle un tiempo para analizarlo. 

Debemos descartar si se trata de un simple lunar inofensivo o un intruso el conocido cáncer llamado cáncer de piel del tipo melanoma.

¿Cómo diferenciar entre un lunar indefenso o un cáncer de piel?

cancer de piel tratamiento

Lunares

Definamos, ¿qué es un lunar? Un lunar común es una mancha de color uniforme café, canela o marron oscuro en la piel.

Existen de forma plana o prominentes, redondo u ovalado. Generalmente, los lunares miden menos de 6 milímetros de ancho (el tamaño de un borrador).

Podemos tener lunares de nacimiento, pero la mayoría aparece durante la infancia, nuestra juventud o inclusive en la edad adulta media.

Cualquier otro que aparezca a una edad mayor de 45 – 50 años es importante revisarlos con un médico.

Adicionalmente, se ha observado que las personas que presentan más de 100 lunares comunes tienen un mayor riesgo de padecer melanoma que otras.

Melanoma

El aviso más importante que te gritará tu cuerpo es la presencia de algún “lunar” nuevo en la piel o uno ya existente que empieza a cambiar su forma, medidas o incluso el color.

  • Forma: La forma empieza a ser irregular.
  • Medida: Ver que un lunar que tenías antes incrementa en tamaño.
  • Color: De ser un color parejo cambia y empieza a ser desigual teniendo distintos tonos con pigmentos que pueden formarse en cualquier parte del cuerpo.

Con mayor frecuencia, aparecen en partes que estuvieron expuestas al sol. Es por ello que es tan importante el uso de protección solar.

Recuerda que el melanoma también puede aparecer en la piel de aspecto normal y no necesariamente empezar de un lunar previo. 

Explora tu cuerpo: La mejor manera de identificar a tiempo un posible cáncer de piel

La importancia de la autorevisión 

Para detectar un cáncer de piel a tiempo, es importante tomarnos un momento para revisar cada parte de nuestro cuerpo. Si bien es muy común que se formen melanomas en zonas expuestas al sol, debemos conocer que existen melanomas en zonas más difíciles de identificarlos.

Estas suelen crecer en las partes del cuerpo no tienen exposición al sol. Zonas ocultas donde no se te ocurriría revisar o sospechar, la que serían :

  • El espacio entre los dedos de los pies
  • Las palmas de nuestra mano y plantas de los pies
  • El cuero cabelludo
  • Axilas
  • Incluso en nuestra zona íntima.
  • Dentro de la boca o debajo de la lengua
  • O en el ojo, este es llamado “melanoma ocular”

Se les suele denominar «melanomas ocultos» porque ocurren en los lugares donde la mayoría de la gente no considera revisar.

Por ello, recomendamos que practiques la autoexploración corporal y estés atento a todo cambio en tu piel. Detectar tempranamente un lunar sospechoso podría salvarte la vida. 

La técnica del ABCDE para detectar lunares cancerígenos

como detectar cancer de piel

El abecedario básico que repetíamos de niños es uno de los métodos que recomiendan los dermatólogos oncólogos para diferenciar un lunar benigno de uno peligroso.  

 La técnica ABCDE te puede indicar la sospecha de un melanoma tomando en cuenta las iniciales de las características de alerta:

  • La letra «A»: Transmite la asimetría en tus lunares, por lo que trazaras una línea mental en tu lunar y buscarás todo aquel que tenga ambas mitades de aspecto muy diferente.
  • La letra «B»: Representa algún borde irregular que encuentres, aquellos con cortes u ondas festoneadas, características fijas de los melanomas.
  • La letra «C»: Te hablará del color en tus lunares, todo pigmento que no sea parejo y se vea irregular o con color negro, azulado o violeta con una distribución desigual de estos, debe ser sospecha de melanoma.
  • La letra «D»: En representación del diámetro que tengan, lunares que veas más grandes o tengan más de 6 milímetros deben ser consultados.
  • La letra «E»: representa la evolución que podrás notar en los lunares, síntomas como picazón o sangrado. Gracias a la constante revisión a tu cuerpo será fácil identificar alguna sospecha.

El cómo vemos los lunares cancerosos varía ampliamente.

En algunos casos presentarán todas las características mencionadas.

Mientras que existen casos en donde apenas podrás identificar una o solo dos características inusuales. 

Sin embargo, no debes dejarlo pasar por más insignificante que luzca el cambio en tu nuevo lunar. Prevenir es mejor que lamentar.

Bloqueador solar: Indispensable para prevenir la aparición de lunares cancerígenos

El cuidar tu piel con bloqueador solar puede ser la diferencia en tu destino. No solo es importante usarlo al ir a la playa o el día de piscina.

Necesitamos tomar conciencia de lo necesario que es para protegernos y cuidar a las personas que más amamos de nuestro entorno.

Existen distintos tipos de bloqueadores, de distintos factores de protección

Un mayor factor de protección solar te permitirá sentirte seguro sobre el tiempo que puedes permanecer bajo el sol.

Los factores de protección solar se consideran en 4 niveles de protección:

  • Un SPF bajo se considera del 6 a 10, siendo no tan efectivo.
  • Uno con efecto medio va del 15 al 25
  • Nivel alto sería del 30 al 50
  • A partir del SPF 50 hacia arriba es considerado más alto, por ello se insiste tanto en su uso. 

¿Ya te revisaste y tienes sospechas? Agenda una cita con nuestros dermatólogos oncólogos

Recibe todos los cambios en tu vida con un abrazo. Pero si el cambio lo presenta tu lunar, no lo pienses 2 veces. 

Si has notado que tu lunar ha evolucionado en color, tamaño, lugar o forma, agenda una cita con nuestros dermatólogos especialistas en cáncer de piel.

Agenda tu cita dermatológica aquí. 

Share This