Cada vez son más los padres que  acuden a la consulta de dermatología pediatrica refiriendo que en algún momento durante los controles de rutina, les mencionaron que sus hijos tienen  “piel atópica” debido a que presentan piel seca o que tiende a ponerse roja o a irritarse muy fácilmente.

¿Cuándo hablamos de atopía? El niño atópico es aquel que presenta una hipersensibilidad a nivel de la piel hacia diferentes estímulos como: picadura de insecto, irritacion con textiles tipo lana, polar o que presenta piel muy seca; inclusive el niño atópico puede reaccionar contra el polen, polvo, acaros a nivel respiratorio con rinitis y procesos bronquiales, conformado la “TRIADA ATÓPICA”

Es imporatante diferenciar y comprender que no toda piel seca, roja o irritada se trata de una Dermatitis atópica. O no todo niño atópico presentará la enfermedad.

La Dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por presencia de lesiones descamativas, rojizas y engrosadas (placas) asociadas a picazón intensa (prurito). No tiene una causa definida pero sabemos que existen defectos en la función de la barrera  protectora de la piel, los cuales pueden deberse a factores:

  • Genéticos: 70-80% de los pacientes tienen una historia familiar de atopia; además está asociado a defectos en algunos genes.
  • Ambientales: Se agrava o gatilla debido a ciertas sustancias o alérgenos; como alimentos (huevo, leche, trigo, soja, maní), aeroalérgenos (ácaros del polvo, pelos de animales, hongos), textiles y jabones irritantes, temperaturas extremas, y el stress.
  • Inmunológicos: Respuesta inmunitaria alterada.

La localización de las lesiones va a depender de la edad.

  • Niños menores de 2 años: afecta generalmente la cara (mejillas y mentón) aunque también puede comprometer brazos y piernas.
  • Niños escolares: zonas de flexuras (codos, rodillas, cuello), dorso de pies y manos.
  • Adolescentes: cara, cuello, tórax, hombros, pliegues flexurales y dorso de manos.

La enfermedad cursa en brotes de intensidad y duración variable hasta la edad de 2 años, luego comieza a autolimitarse y va mejorando conforme el niño crece en edad, inclusive la mayoría de pacientes resuelven antes de los 20 años siendo pocos los que persisten en edad adulta.

Aquí les dejo algunos tips sobre como cuidar la piel en pacientes con DA:

  • Evitar situaciones que provoquen picazón como el calor y ambientes secos.
  • Usar ropa preferentemente de algodón en contacto con la piel.
  • Utilizar geles para el baño que no irriten la piel, los llamados “Sustitutos del Jabón”
  • Realizar baños cortos con agua tibia.
  • No utilizar esponjas durante el baño.
  • Secar la piel con palmaditas y no frotarla.
  • Evitar el uso de talcos, perfumes o lociones después del baño.
  • Humectar la piel con cremas hidratantes todos los días y cuantas veces sea necesario, principalmente después del baño.

Es importante acudir al dermatólogo pediatra para su evaluación y determinar si el paciente se encuentra en un episodio de brote, en donde es necesario el uso de otros medicamentos como los corticoides tópicos o valorar el uso de antibióticos en el caso de alguna sobreinfección.

Dra. Milagros Escudero
Pediatra Dermatóloga.

Share This