En estos días de aislamiento social e incertidumbre muchas personas se ven afectadas por 2 enemigos silenciosos: el estrés y la ansiedad. Pero no sólo nuestra mente anda a mil por hora⏱, también nuestra piel.

Muchas veces el estrés que estamos viviendo se refleja a nivel cutáneo, por lo tanto es frecuente que por este motivo aparezcan por primera vez o se exacerben ciertas enfermedades.

Dependiendo del tipo de piel que tengamos se presentarán diferentes patologías:
?En piel con tendencia a la sequedad puede aparecer dermatitis atópica, que se caracteriza por aparición de áreas ásperas, rojas y pruriginosas, las cuales pueden afectar rostro y tronco de acuerdo a nuestra edad.
?En piel sensible puede aparecer picazón de cuerpo y ronchas (urticaria).
?En piel sensible y con tendencia a enrojecimiento del rostro puede aparecer o exacerbarse una patología como la rosácea, de la cual nos encargamos en uno de nuestros post previos.
?En piel grasa podemos encontrar exacerbación de acné con lesiones que pueden aparecer en rostro, tronco, brazos.

Además, también pueden desencadenarse enfermedades con componentes autoinmunes como vitíligo y psoriasis.

La piel no es la única afectada, también es muy frecuente que las personas
experimenten problemas de cabello:
? Efluvio telógeno (pérdida difusa del cabello, sin disminución de volumen)
?Alopecia areata (pérdida total de cabello en 1 o más áreas, comúnmente en forma circular)
?Tricotilomania (arrancarse uno mismo el pelo)
Recuerda que la pérdida de pelo también puede darse a nivel de cejas y pestañas.

Estos problemas de piel afectan a personas de todas las edades, y no discriminan entre hombres??‍♂️y mujeres??‍♀️.

Ahora que ya sabes que la piel es el reflejo de nuestras emociones recuerda cuidarla siempre.

Dra. Natalia Merino Senekowitsh.
Médico Dermatóloga.

Share This