El dermatólogo es aquel médico especialista que  se ocupa de todo lo que afecta la salud de la piel, mucosas, cabello y uñas. La consulta médica dermatológica constituye el punto de partida fundamental para iniciar el recorrido de diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades o el cuidado de la piel.

La dermatología estética, por otro lado, se ocupa de los aspectos cosméticos de la piel.

¿Cuál es la diferencia entre la dermatología clínica y la dermatología estética?

La dermatología clínica se encarga de tratar enfermedades activas de la piel, cabello y uñas, mientras que la dermatología estética cubre los aspectos cosméticos: cicatrices, tatuajes, arrugas, manchas de la edad, que puedan tener un impacto importante en la autoestima de una persona.

Las dos áreas no están estrictamente separadas, por ejemplo, el tratamiento de una rosácea activa involucra el uso de Luz intensa pulsada que disminuirá el enrojecimiento visible (cosmético) pero a la vez evitará que existan brotes de reactivación al coagular los vasos sanguíneos.

¿Qué áreas cubre la dermatología estética?

Básicamente, la dermatología estética se trata de que te sientas cómodo con tu apariencia. Los cambios inquietantes en la piel y las anomalías visuales a menudo afectan la autoestima de tal manera que te sientes restringido en tu vida profesional y privada. 

Esto puede afectar la satisfacción general en la vida cotidiana y el rendimiento. La dermatología estética tiene como objetivo ayudar a recuperar un aura positiva.

No se trata en modo alguno de operaciones cosméticas de modelado concreto, o de cambiar las facciones, sino de eliminación de defectos que se perciben como tales. Un tatuaje fallido o llamativo en un área visible no solo puede ser percibido como molesto por ti, sino también rechazado por quienes te rodean y en Clínica Lima derma te estaremos ayudando en  todo ese proceso.

Las cicatrices pueden desfigurar, el envejecimiento prematuro de la piel puede ser una carga, al igual que las marcas de nacimiento y otras anomalías obvias. Es irrelevante si las imperfecciones son congénitas, autoadquiridas, relacionadas con una enfermedad o causadas por una lesión.

La dermatología estética se ocupa de tratar, por ejemplo:

¿Qué tratamientos hay en medicina estética?

El objetivo de la dermatología estética es que los pacientes «se sientan cómodos en su propia piel» y estén satisfechos con su apariencia. Para algunos pacientes, los cambios en el aspecto de su piel también pueden representar una carga psicológica, por lo que les gustaría eliminar las imperfecciones que perciben. Y eso es exactamente lo que hace la dermatología estética.

Volviendo a los ejemplos dados anteriormente, los tratamientos estéticos en dermatología también incluyen la eliminación de cicatrices o tatuajes. En la mayoría de los casos, esta eliminación se realiza como parte de un tratamiento con láser

El tratamiento de las marcas producidas por acné severo también entra dentro del ámbito de la estética dermatológica. Los peelings, terapia de micropunción (nanopore) y láser erbium se utilizan para este propósito, procedimientos mínimamente invasivos que casi no generan un tiempo de recuperación y así volver a sus rutinas cotidianas rápidamente..

Medidas médicas estéticas

Las aplicaciones en dermatología estética comienzan con el aspecto general de la piel y continúan con sofisticados tratamientos tecnológicos basados ​​en la medicina moderna. 

Las sustancias que se inyectan en la piel y los tratamientos de radiación mediante láser, que pueden utilizarse para numerosos cambios en la piel,  deben ser aplicados por un dermatólogo estético y un cirujano plástico.

También son posibles las intervenciones quirúrgicas menores, por ejemplo, para extirpar un lunar o un quiste de la piel. La correcta implementación de las medidas requiere una cuidadosa investigación previa, lo que requiere pericia médica en el conocimiento de la totalidad de la piel, experiencia profunda y equipos de alta calidad.

Por cierto, además de los tratamientos puros para la piel, los casos de crecimiento alterado de las uñas, pérdida de cabello y sudoración excesiva a menudo pueden tratarse con medidas de dermatología estética.

¿Qué es mejor contra las arrugas?

Cuando la mayoría de los pacientes escuchan el término “dermatología estética”, lo primero que les viene a la mente es el tratamiento de las arrugas. Pero, ¿cuál es el mejor método para reducir las arrugas?

Tanto la toxina botulínica (Botox) como el  ácido hialurónico son principios activos de primer nivel que se utilizan para el tratamiento cosmético de las arrugas. Ambos ingredientes activos logran muy buenos resultados, entonces, ¿cómo decide el especialista qué ingrediente activo es mejor?

Depende de qué arrugas se vayan a tratar. La toxina botulínica y el  ácido hialurónico tienen diferentes modos de acción y, por lo tanto, se utilizan de manera diferente. Comencemos con el bótox. 

  • El botox se suele utilizar para reducir las líneas de expresión

Estos incluyen, por ejemplo, las arrugas de la frente, las líneas del entrecejo, patas de gallo o las arrugas nasales. El ingrediente activo Botox (toxina botulínica) funciona de la siguiente manera: tiene un efecto relajante muscular al paralizar temporalmente las terminaciones nerviosas de ciertos músculos. 

Los músculos, por ejemplo los de la frente, se relajan y las arrugas disminuyen con una duración alrededor de 3-4 meses para la mayoría de los pacientes y de 6 meses para algunos.

  • El ácido hialurónico, por otro lado, se usa para el «rejuvenecimiento facial general»

El ácido hialurónico es una sustancia endógena que se produce en las células y también en el tejido conectivo de la piel. Proporciona tensión y estabilidad desde el interior. Con el aumento de la edad, la producción de ácido hialurónico del propio cuerpo disminuye y pueden aparecer flacidez, y arrugas en la piel.

Aquí ahora puedes usar ácido hialurónico para rellenar las áreas afectadas. La piel adquiere más volumen y parece más firme. Generalmente donde hay una pérdida de tensión y volumen. 

Algunos ejemplos son el pliegue nasolabial o los pliegues del labio superior. Además, el ácido hialurónico se puede utilizar para reposicionar las mejillas generando un efecto lifting, moldear la estructura y perfil mandibular así como aumentar el volumen, por ejemplo, en las ojeras o los labios. El ácido hialurónico dura alrededor de 9 a 24 meses según el tipo de producto a utilizar.

A menudo se utiliza una combinación de ingredientes activos para contrarrestar las arrugas más profundas. Antes de decidirte por un tratamiento con Botox o ácido hialurónico, debes tener una consulta con un especialista de Lima Derma. Pueden explicarte exactamente qué procedimiento es mejor para ti y  qué ingredientes activos debes utilizar.

Share This